La cualidad de oro del equipo en Educación Social

Si buscas en Google “trabajo en equipo” la primera entrada que aparece dice: “…es la unión de dos o más personas organizadas de una forma determinada, las cuales cooperan para lograr un fin común que es la ejecución de un proyecto… para lograr retos que no se alcanzarían individualmente.” (Randstad, servicios de RR.HH).

¿Fácil no?

No recuerdo ningún trabajo en el que no formara parte de un equipo. 25 años trabajando en distintos equipos, 7 de ellos (antes de dedicarme a esto de la Educación Social) dirigiéndolos en contextos de alta rotación, trabajo por objetivos y mucha presión.

Pues no es tan sencillo oiga. La he cagado muchas veces.

Y es que el equipo, por bueno que sea, si no está consolidado resulta fácil de desestabilizar: conflictos o desacuerdos entre compañeros, competencia, desmotivación, discrepancias con la dirección, cambios de personal… Son circunstancias habituales que se reproducen en cualquier sector profesional y que pueden llegar a romper la armonía del equipo.

Imagen relacionada

El equipo es algo dinámico, igual que las personas que lo conformamos, y por ello es complicado de engranar.

Convivimos no solo personas con diferentes aptitudes, sino con distintas vivencias, pensamientos y emociones.

Distintas personalidades que darán paso de forma natural a la aparición de los roles del equipo: el líder, la entusiasta, el creativo, la organizadora, el investigador… Los problemas surgen cuando falla el equilibrio entre roles: hay demasiados líderes o faltan entusiastas, por ejemplo, o cuando los roles son negativos: el discutidor, la guardiana…

Si a todo esto le añadimos educativo y multidisciplinar y lo trasladamos al terreno de protección de menores (en mi caso adolescentes migrantes) la cosa se complica. Trabajar con y para personas siempre es una responsabilidad añadida. Son muchas y en poco tiempo las decisiones que tomar, muchas y distintas situaciones que reconducir en el día a día.

Trabajar en un equipo educativo con profesionales diversos conlleva, antes que nada, mucha organización y coordinación. También supone que los integrantes del equipo pongamos en marcha ciertas habilidades que no deberían sernos ajenas a los educadores sociales: escuchar a los demás e interesarnos por lo que tienen que ofrecer, sinceridad, humildad, transigencia, respeto, empatía, madurez, tolerancia a la frustración, flexibilidad, asertividad…

Pero hoy voy a destacar una cualidad menos conocida aunque creo básica en cualquier equipo: la generosidad.

Imagen relacionadaEntendida como la capacidad de regalar nuestras ideas y compartir nuestros conocimientos. Capacidad para aportar información relevante y comunicar lo que sabes: contar lo que está pasando. 

Cuando este ejercicio de generosidad no se hace, una parte del equipo irá a ciegas y difícilmente remará en la misma dirección.

El equipo necesita de gente capaz de trabajar en equipo. Parece obvio, pero a veces nos despistamos. Los individualismos dentro de un equipo son nefastos. Provocan desconfianza.

Y la confianza es fundamental para dejar de ser exclusivamente miembros del equipo y convertirnos en compañeros.

El trabajo individual es mucho más sencillo: tú decides, tú ejecutas, tú evalúas… vamos tú te lo guisas, tú te lo comes. En el trabajo individual no hay presión de grupo, nadie te aprueba ni te critica. Pero te pierdes otros puntos de vista y tu objetividad se “difumina”. Se te escapa información y la responsabilidad última, para bien o para mal, es tuya.

Además es más aburrido.

El trabajo del educador social, la mayoría de las veces y sobre todo con menores, se basa en la relación cotidiana. De este relación diaria, con un poco de suerte, paciencia y mucho trabajo surgirá un vínculo que dará lugar a charlas, abrazos, risas y, como no a broncas. A solas quizás… pero nunca solo.

No olvides a tu equipo.

 

 

 

Participa, educa.

Cambiemos el mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Buenos tratos. Apego, trauma, desarrollo, resiliencia.

"Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer” Paulo Freire

MEDIAFAMILYPSICO

Cecilia Psicología y Mediación. Gestora de conflictos personales y familiares.

Educación Social y Juventud

Blog sobre el trabajo realizado desde la educación social con las personas jóvenes

La Escolaridad Hoy

Contexto de reflexión para educadores y demás profesionales de la Educación

educación familiar

ideas para fortalecer a tus hijos e hijas

Cursos educacion, integracion, trabajo social

Cursos de Formacion Permanente de educadores, animadores, integradores, trabajadores sociales

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Historias de una verdad

¿Quieres conocer sucesos que están más cerca de ti de lo que imaginas? Adéntrate y siéntelos.

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

A %d blogueros les gusta esto: