Ser un MENA y no morir en el intento

MENA es la sigla para “Menores Extranjeros No Acompañados”.

Desde ya hace un tiempo, colaboro con una ONG alicantina dando clases de español para extranjeros (ELE) y también, como buena educadora social, dando apoyo en su inserción, social, cultural y laboral.

Mis “alumnos” suelen ser MENA, hombres y argelinos. Aunque también trabajo con adultos. Mujeres y hombres de Marruecos, Ucrania, Rumanía, Rusia, Georgia, Gambia…

Los grupos se forman según el nivel de español, que suele ser muy bajo. Pero últimamente me gusta mezclarlos porque a los MENA les viene muy bien conocer de primera mano la experiencia de vida de los que ya llevan tiempo aquí. También establecen contactos.

No olvidemos que están solos. Sin familia en España. A veces tienen algún amigo o conocido. Y los que hay con “suerte”, algún hermano o primo.

Mis chicos llegaron en patera a España. Cada uno por su lado, no se conocían. Dieciséis horas más o menos hasta las costas murcianas. He visto los vídeos en sus móviles. Barcas endebles llenas de chavales en medio de un inmenso y solitario mar. Alguna patera más en la lejanía.

Miedo.

¿Valentía? ¿Inconsciencia?

Necesidad.

Vienen a buscar trabajo. Tienen entre 15, 16 y 17 años. En Argelia algunos iban al instituto. Otros trabajaban. Otros hacían las dos cosas. Vienen a mejorar sus vidas. Algunos quieren seguir hasta Alemania.

Están decepcionados con España. Pero a pesar de su decepción, no volverían a Argelia. “Solo de vacaciones” dicen.

Suelen marcharse sin avisar a las familias. Porque las familias no quieren que se vayan. Hablan con ellas por teléfono y por Internet.

Mis chicos viven en un centro de recepción y acogida de menores de Alicante. Conviven con unos 60 chicos y chicas. Múltiples nacionalidades, españoles también.

Las normas son estrictas. Una hora al día para salir a la calle solos. Poco. Muy poco. Poco tiempo de socialización con iguales, poco tiempo para conocer gente, buscar trabajo… Horarios establecidos para levantarse, acostarse. Clases, talleres. Es difícil para ellos. No olvidemos que son adolescentes solos en un contexto extraño.

Dependiendo de su comportamiento se les asigna un grupo. Hay 4 niveles. Los del grupo 1 son los que peor se portan, los del 4 los que mejor. Mis chicos suelen ser del 3 y el 4. Alguno ha bajado al 2.

Llegan con hambre a clase de español. “Mismo desayuno siempre: leche con ocho galletas” me dicen. Los que crían adolescentes ya sabéis cómo comen.

A veces se fugan. Significa que no vuelven a su hora al centro o que no vuelven, sin más. Entonces interviene la policía.

S. y M. acaban de cumplir 18 años. Ya no viven en el centro. El mismo día de su cumpleaños deben abandonarlo puesto que la ley dice que ya no son menores.

Prima la edad frente a la situación de desamparo en la que se encuentran.

Han estado en el centro 5 y 6 meses respectivamente. Ahora están solos. En la calle. Sin familia, sin amigos. Sin hablar bien el idioma, sin estudios, sin perspectivas laborales.

Sin documentación: ni permiso de residencia ni de trabajo. El centro trata de conseguirlos pero la burocracia es lenta e insegura.

S. ha dejado de venir a clase de español a pesar de mi insistencia. No sabemos nada de él en la ONG desde que salió del centro.

Al día siguiente de leer esta noticia, cuando llegué a la asociación, el coordinador me dijo: “Sabes que…”

No tuvo que decirme más. Supe que S. se había metido en líos.

Resultado de imagen de menores extranjeros

S. quería ir a un piso tutelado. Más bien lo exigía. Estaba muy enfadado en los últimos días. Enfadado con España, con el centro, consigo mismo. No entendía el motivo por el cual tenía que irse a la calle.

Los pisos tutelados y los de emancipación son lugares de transición para estos jóvenes. Lugares en los que pueden apoyarse unos a otros y en los educadores. Lugares donde seguir con sus aprendizajes.

Pero no hay para todos. No hay suficientes. Se adjudican en función del grado de necesidad y de la red de apoyo (amigos o familia) que tenga el menor.

S. tenía “amigos” fuera del centro. Pero él no quería vivir con ellos, “porque roban” me dijo.

Roban y más.

Ahora S. está en prisión.

No le voy a quitar responsabilidad. Tendrá que asumir las consecuencias de sus decisiones y de sus actos.

Frustración.

Los MENA se juegan la vida para llegar y cruzar la frontera. Luego se dan de bruces con la realidad: situaciones administrativas bloqueadas e insuficiencia de atención, asesoramiento y apoyos.

Las organizaciones no gubernamentales hacen una gran labor, pero es el Estado el que debería proveer de la legislación, los medios, recursos y profesionales capacitados (no solo educadores, educadores sociales) suficientes para atender a estos jóvenes. Y más teniendo en cuenta el trabajo precedente (mejorable en ocasiones) que se ha realizado en los centros de menores o en las familias de acogida.

La insuficiencia de espacios para una adecuada transición a la vida adulta pone en peligro todo el proceso previo de intervención para su integración social.

Lo tira por tierra.

Sé que es un reto.

Es más fácil y más barato externalizar los servicios sociales a través de las ONGs, que estas se disputen las subvenciones (pocas y escasas), y despreocuparse.

S. ahora deberá reinsertarse… o no. Todo puede empeorar.

¿Y no sería mejor emplear el dinero público en educar y formar ciudadanos de pleno derecho en vez de llenar las cárceles de “críos mayores de edad” por falta de previsión, prevención y compromiso social?

Sería mejor para ellos y mucho mejor para las víctimas de sus delitos. Quizás no habría víctimas. O no tantas ni tan graves. Los MENA, al fin y al cabo, también son víctimas.

Sería mejor para todos. La sociedad ganaría. Educar, formar e integrar es una inversión de futuro.

Hay MENA que consiguen llegar a España sin morir en el intento.

Lo más difícil es sobrevivir luego.

Participa, educa.

Cambiemos el mundo.

6 comentarios sobre “Ser un MENA y no morir en el intento

Agrega el tuyo

  1. Me llamo Ángel y hablo en representación de una comunidad educativa compuesta por un instituto de enseñanza y una residencia de adolescentes… Y estamos interesado de crear una convivencia multicultural entre menas y adolescentes nativos do toda España…. Estamos en Muga de Sayago (Zamora)… Os pido el favor si alguien nos puede ayudar que se ponga en contacto conmigo en el teléfono 665823439 o en el correo de abajo. Muchas gracias. Un abrazo. Ángel

    Le gusta a 1 persona

  2. La educación social dejó hace muchos años de ser un servicio a la dignidad del ser humano para convertirse en un negocio más. Los MENAS no son una excepción. Todos los mensajes de muchas Ong’s y fundaciones predican sus bondades asistenciales con tal de acaparar ayudas y financiar sus proyectos, la mayoría de ellos negocios muy rentables para sus directivo, y un sueldo mísero para sus trabajadores de campo. El sin ánimo de Lucro y el bienestar social del usuario es un eufemismo insultante a la inteligencia humana. No es posible vender que aquí se regalan futuros de éxito, desvalorando al que podrían tener estos chicos y chicas en su propio país (por mucha miseria que haya)si se dieran cuenta de que aquí la mayoría se dedicará a la delincuencia, a la indigencia o serán explotados laboral o sexualmente. No vendamos milongas, mediaciones interculturales y pamplinas para conseguir meter con calzador a personas que aquí en la mayoría de los casos serán excluidos sociales o marginados. Se tendrían que hacer campañas para contarles la verdad no venderles sueños imposibles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

educación familiar

ideas para fortalecer a tus hijos e hijas

Adrian Gaston Fares

Disfrutá de leer las nuevas novelas, cuentos, poemas y artículos del escritor y director de cine Adrián Gastón Fares.

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

A %d blogueros les gusta esto: