La brecha salarial que a Rajoy no le importa

La brecha o desigualdad salarial de género es la distancia existente en la retribución media (salarios más complementos) de mujeres y hombres. Las mujeres en España ganamos de media un 15% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo.

La discriminación salarial tiene que ver con la parte de esa diferencia retributiva que no se justifica por un mejor desempeño o una aportación superior en el trabajo, solo puede explicarse en función del sexo de la persona que realiza dicho trabajo. Es decir, hay discriminación si una mujer gana menos que un hombre por el hecho de ser mujer.

Es un problema grave y persistente. En el reciente Foro Económico Mundial (Foro de Davos) se ha calculado que para acabar con la brecha salarial harían falta unos 217 años. Dos siglos y algo. Dos siglos. DOS SIGLOS.

disney-brecha-salarial

Las causas de la brecha salarial son muchas y se correlacionan complicando aún más el asunto: tipo de jornada, ocupación, rama de actividad económica, nivel educativo, edad, antigüedad, tipo de contrato, tamaño de la empresa y sector público o privado, son las principales.

Y los factores que dan lugar a estas causas suelen ser:

  • La discriminación directa: mujeres que ganan menos que los hombres por el mismo trabajo (hay legislación europea y española que lo penaliza).
  • La infravaloración del trabajo de las mujeres: mujeres que ganan menos haciendo trabajos que requieren las mismas capacidades y destrezas. Se consideran trabajos equivalentes o comparables. Este tipo de discriminación es la más habitual porque es más difícil de demostrar. Por ejemplo: limpiadoras y peones de limpieza, o cajeras y reponedores de supermercados.
  • Segregación en el mercado laboral. Las mujeres solemos trabajar en sectores en los que nuestro trabajo se valora menos y se paga peor: auxiliares administrativas, dependientas o como trabajadoras poco cualificadas.
  • Tradiciones y estereotipos de género. La elección de carrera educativa (hay menos mujeres en sectores científicos o técnicos que son los mejor valorados y pagados). También se espera que las mujeres reduzcan sus horas de trabajo o abandonen el mercado laboral para atender a menores y otras personas dependientes, con el consiguiente freno y perjuicio a nuestras carreras profesionales.

A pesar de que la Constitución Española reconoce el derecho a la igualdad en el artículo 14, así como la prohibición expresa de la discriminación por razón de sexo en su artículo 35.

Y que la Ley del Estatuto de los Trabajadores desarrolla el derecho fundamental a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo en materia retributiva, estableciendo en su artículo 28 la igualdad de remuneración por razón de sexo.

Todo ello se incumple en numerosas ocasiones.

Pero se pueden hacer las cosas mejor. Por ejemplo: Islandia. Un país que va por delante en políticas de igualdad, y se mantiene como el país con menor brecha de género desde hace nueve años. No obstante, ha dado un paso más y se convierte en la primera nación en el mundo que pone en marcha una ley que exige a las empresas que demuestren que sus empleados cobran el mismo sueldo por el mismo trabajo realizado, con independencia de su género, etnia, sexualidad o nacionalidad.

Ole por ellas y por ellos.

Sin embargo, en España, por lo visto la brecha salarial no es competencia del gobierno. Según Mariano Rajoy, es mejor que “No nos metamos en eso”.

Estupefacta es la palabra.

¿De quién es competencia entonces?

Será de la ciudadanía. Seremos nosotras y nosotros los que tengamos que reclamar y exigir que, en pleno siglo XXI, las mujeres cobremos un salario igual al de los hombres por el mismo trabajo.

Ya hay algunas iniciativas en marcha. Diversos colectivos están preparando, desde el año pasado, una huelga feminista para el 8 de marzo, día Internacional de la Mujer. La intención es paralizar nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios. Para demostrar que “sin nosotras no se produce, y sin nosotras no se reproduce”.

cartel-del-8m

Y a raíz de las declaraciones de Rajoy sobre la brecha salarial se ha puesto en funcionamiento la petición de Change.org: Exijamos por Ley que Mujeres y hombres reciban el mismo salario como ya ocurre en Islandia. #NoNosMetamosEnEso. Iniciativa de un hombre por cierto.

Espero, seas hombre o mujer, que hayas aprendido algo sobre la brecha salarial y las desigualdades a las que nos enfrentamos las mujeres en nuestro día a día. Y que te movilices de una manera u otra.

Participa, educa.

Cambiemos el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

educación familiar

ideas para fortalecer a tus hijos e hijas

Adrian Gaston Fares

Disfrutá de leer las nuevas novelas, cuentos, poemas y artículos del escritor y director de cine Adrián Gastón Fares.

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

A %d blogueros les gusta esto: