Coeducación vs Violencia de género

El 25 de noviembre celebramos el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Y digo “celebramos” pero no es la palabra más apropiada.

En lo que va de año en España, 44 mujeres han sido asesinadas y se han interpuesto 83.198 denuncias según el Portal estadístico de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

¿Qué significa violencia de género? Es aquella que se ejerce contra las mujeres por el hecho de ser mujeres. Porque se nos considera más tontas, más débiles. Inferiores. Sin más.

Los profesionales de la educación social podemos luchar de dos formas contra la violencia de género. Desde la intervención cuando la violencia es explícita: amenazas, humillaciones, abusos, agresiones… es una tarea muy dura y complicada, sobre todo para la víctima. También desde la prevención cuando la violencia es más sutil, como por ejemplo la del humor sexista, la publicidad sexista o los micromachismos.

Estoy convencida de que, desde la prevención, y también la formación, un elemento clave para erradicar la violencia de género es conseguir la igualdad real entre hombres y mujeres. Y esto solo es posible a través de una socialización y educación igualitarias. ¿Es que las niñas y niños no se educan en igualdad? Pues siento decirnos que no.

Educación igualitaria no es que tengan acceso a la educación por igual. Educación igualitaria, coeducación, es que niños y niñas tengan igualdad de oportunidades reales. ¿Os suena no? Porque algo parecido pasa en la vida laboral adulta de mujeres y hombres.

Coeducar significa educar a niñas y niños juntos, con los medios necesarios para que todos tengan las mismas oportunidades reales sin importar si se es niño o niña.

Todavía hoy las escuelas generan patrones sociales y de conducta que darán menos oportunidades en un futuro a las niñas que a los niños, por lo que hay que poner en marcha estrategias que corrijan estas diferencias. La primera es darnos cuenta.

¿Cómo? ¿Por qué? No es verdad. En mi cole no. Pues sí, sí lo es. Y ahora lo veréis más claro. Coged cualquier libro de texto de vuestras hijas e hijos, buscad personajes históricos importantes, contad cuantas mujeres salen y cuantos hombres. Sencillo ¿no? Otro ejemplo: Carnaval, ellos de médicos y ellas de enfermeras ¿y al revés? ¿No pueden ir ellas de médicas y ellos de enfermeros?

En el colegio, como en la sociedad, todo tiende a centrarse en lo masculino: El lenguaje es sexista, en el patio hay juegos de chicos y otros de chicas, unas asignaturas se consideran más de chicos y otras de chicas… todo esto tiene consecuencias.

Las niñas y niños interiorizan roles de género como por ejemplo: “el hombre tiene que ser competitivo” o “la mujer tiene que cuidar su aspecto físico”, y estereotipos como “los chicos no lloran” o “las chicas limpian mejor”, que reproducirán en su vida adulta.

Las escuelas deberían fomentar el pensamiento crítico y la reflexión de niñas y niños para que sean capaces de cuestionar los modelos y roles femeninos y masculinos que les llegan indiscriminadamente a través de los medios de comunicación, Internet… y por supuesto, los de su propia casa.

Porque en casa, en muchas ocasiones, se perpetúa un modelo de: papá trabaja fuera y cuando llega… ve la tele. Mamá trabaja fuera (o ha renunciado o ha reducido su jornada laboral) y limpia, compra, pone lavadoras, hace deberes, cocina…etc.

Y es que la familia es el ejemplo, es la transmisora de hábitos y costumbres. En la familia se desarrolla la personalidad y se conforma la persona adulta. Si la escuela es importante, la familia es primordial. Hay que empezar a educar en igualdad a niños a niñas desde que nacen prácticamente.

Sí, sé que es muy difícil. Vas a comprar la primera ropita de tu bebé y resulta que en la sección de niñas todo es rosa y en la de niños todo es azul… Para ser justa diré que también está el beis. ¿Es malo vestir a las niñas de rosa y a los niños de azul? Seguramente no, ningún niño sufre traumas por vestir de azul, pero tampoco los sufrirá por vestir de rosa…o sí. Sí, si le señalan por la calle. Sí, si se burlan de él. Qué absurdo ¿no?

Entonces empecemos por eliminar los roles y estereotipos de género. Que no se nos imponga cómo tenemos que ser y comportarnos por convención social. Si exigimos coeducación en las escuelas y, por supuesto, en casa, habremos dado un gran paso para erradicar la violencia de género.

¿Qué tiene que ver? Mucho. En el primer párrafo os decía que en la violencia de género, por definición, a las mujeres se nos considera inferiores. Pero si creamos una base sólida en la que las mujeres somos iguales a los hombres y no más débiles, ni más tontas. Si establecemos una educación tanto fuera como dentro de casa en la que a las mujeres se nos considera igual de capaces que a los hombres. Una educación en la que las mujeres somos diferentes a los hombres pero no inferiores. Entonces, tal vez, evitaremos que haya hombres que se crean con derecho a maltratar mujeres. A manipularlas, a humillarlas. A pegarlas. A violarlas. A asesinarlas. A dejar huérfanos por el camino.

Es fundamental que todas y todos participemos activamente en la lucha contra la violencia machista, porque al contrario de lo que muchas veces pensamos, la violencia de género no es algo del ámbito privado. No forma parte de la intimidad de determinadas familias, de determinadas mujeres. La violencia de género es una cuestión que implica a toda la sociedad. Y no podemos ni debemos mirar hacia otro lado.

Participa, educa.

Y si sospechas de algún caso de violencia de género, denuncia.

Para finalizar, aquí os dejo algunos recursos y consejos prácticos para coeducar a nuestras hijas e hijos en casa:

Corresponsabilidad en la pareja: hay que sustituir el “ayúdame a limpiar” por el “tú limpias esto y yo aquello”. Limpiar no es cosa de chicas, ni comprar, ni cocinar, ni hacer los deberes… Negociad. Repartamos equitativamente las tareas domésticas entre la pareja o todos aquellos que integran el núcleo familiar. No olvidéis que somos el modelo de conducta que seguirán vuestros hij@s.

Cuenta con las abuelas y abuelos. Ellos también son fundamentales en la educación de los hij@s. Cuéntales cómo quieres educarl@s.

-Procurad que los cuentos, juguetes y videojuegos que utilizáis en casa no sean sexistas ni tampoco violentos. Los juguetes no son o no deberían ser para niño o niña. Los niños pueden jugar con cocinitas y cacharritos, y las niñas con balones de fútbol o camiones. Fomenta el juego cooperativo, que niños y niñas jueguen juntos.

Si estáis ya en la búsqueda de los juguetes navideños, echad un vistazo al catálogo de Toy Planet, un catálogo inclusivo e igualitario.

-Lo mismo ocurre con las películas, música y dibujos animados. Huye del reguetón. Olvídate de princesas salvadas por príncipes. Elige aquellos que fomenten la igualdad de género y eviten los roles típicos femeninos y masculinos.

No utilices frases sexistas despreciativas ni estereotipos de género: “lloras como una niña”, “tú eres un machote”, “a las niñas hay que tratarlas bien” (hay que tratar bien a las personas en general, las niñas no somos más débiles), “mi princesa, ese juguete es de chicos”. Sin darte cuenta asignas valores personales según el sexo. En nuestra sociedad solemos establecer que:

Masculino es igual a: fuerza, valor, agresividad, autoridad, iniciativa, placer, distracción, independencia, autonomía, ser para sí.

Femenino es igual a: Dulzura, debilidad, timidez, sumisión, pasividad, sacrificio, resignación, ser para otros.

Infórmate sobre el proyecto educativo de tu cole o instituto. A través de las AMPAS podemos exigir y contribuir a la creación de un modelo coeducativo en los centros.

-Si tus hijos son adolescentes o más mayores: escúchales, no impongas, pero aconséjales. Continúa estableciendo límites. Aconseja libros, vídeos, películas, música. Dialoga mucho y fomenta el respeto en todos los ámbitos de la vida. Sigue siendo un ejemplo.

-La Guía didáctica sobre coeducación para padres y madres del Ayuntamiento de Málaga me ha parecido muy interesante. Encontrareis recursos y recomendaciones por etapas y edades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

educación familiar

ideas para fortalecer a tus hijos e hijas

Adrian Gaston Fares

Disfrutá de leer las nuevas novelas, cuentos, poemas y artículos del escritor y director de cine Adrián Gastón Fares.

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

A %d blogueros les gusta esto: